lunes

(Des)Hechos para esto



Dicen 
que callamos demasiado.

Nosotros nos olfateamos 
las heridas.

Nosotros dejamos bien marcado
nuestro territorio.

Nos hicieron
con el silencio en los labios
pero nos dibujaron una boca
sobre el corazón.

Nos olisqueamos el deseo
y meamos sobre el dolor.

Un mordisco,
apenas un intercambio de tiempo, 
saliva
y latidos
para después
volver a huir
hacia un rincón silencioso
y falto de luz,

para después 
volver a nuestras soledades
y desde ellas recordarnos
y seguir imaginándonos
de manera cobarde.

Parece como si estuviéramos hechos
para esto:
para evitar el reencuentro
por miedo a la inevitable despedida.

Parece como si estuviéramos
deshechos
para esto:
para acabar latiendo
sobre una página cualquiera,
para nacer en una noche cualquiera
y morir en un poema
a la mañana siguiente.

4 comentarios:

  1. Hechos, tal vez, para morigerar el latigazo del dolor... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre señorita azul, me quito el sombrero ante usted.

    ResponderEliminar
  3. Dios... siempre estos versos penetrando a la médula de la vida misma. Adoro este placer de leerte. Lo adoro. Mucho.

    ¡Besos Kris!

    ResponderEliminar
  4. A veces te aferras a esas idas y venidas. A esa despedida constante porque mientras te sigas despidiendo, te seguirás encontrando.

    Un besote!

    ResponderEliminar