martes

Lo que queda





Lo que queda es
la sensación de haber sido,
la ilusión de habernos reflejado
el uno en el otro.

Lo que pesa es la duda,
el constante interrogante 
de saber si volverás,
si volveremos a ser.

Lo que queda es
un corazón boca abajo
con los ojos mirando al vacío.

Lo que queda es
esta absurda canción 
que se repite.
Y no puedo pararla
ni subir el volumen
porque ni siquiera sé
de dónde viene la música.

Quedan
los hombros pidiendo auxilio,
los niños gateando
por la espalda de la madrugada,
la misma calle deshabitada
en el regreso a casa.

Queda la luz tenue,
siempre a punto de apagarse,
alumbrando una herida
que nadie lame.

Queda lo bello, lo raro, lo auténtico.
Y el miedo (el terror) a que nada de eso exista.
Queda lo que sabemos
que vamos a perder de nuevo,
un cielo azul que nadie mira,
una esperanza en una caja de cerillas.

Lo que queda es
la palabra dentro
y el cuerpo fuera,

y yo

en medio.

Yo,
que solo necesito una señal
para quedarme.



3 comentarios:

  1. Quizá deba cerrar la puerta, yo, y no mirar atrás. Un abrazo. Hermoso.

    ResponderEliminar
  2. lo bueno es que queda, que te concentraste en lo que queda.... rescatando lo bueno y lo malo.. por que a veces no queda nada...

    ResponderEliminar