domingo

Ella




Ella. Solo eso. Ella sola. Teniendo todo lo que no necesita, siendo todo lo que no tiene. 
Solo ella, tatuándose los huesos de la noche sobre sus huesos.
Ella, arrastrándose dentro de su cuerpo, recorriendo su cuerpo maldito, limpiando las secreciones vitales, acunando sus órganos, guardando la luz como un tesoro.
Ella sola, solo ella, esparciendo los versos por su estómago, buscando la maldita paz, buscando una mano, buscando la cura, buscando el poema antídoto, buscándose más allá de la sangre, más allá de las promesas rotas, más allá de la sonrisa triste de payaso pintada encima de la boca, más allá de los pasillos, los síntomas, los diagnósticos, el temblor, más allá de su soledad, sola, sola porque ya ni siquiera sabe dónde habita ella, sola porque solo queda ella, ella fuera del espejo, ella fuera de su cuerpo, ella lejos del amor, ella persiguiendo algo a lo que amar, ella lejos, sintiendo hambre, sintiendo asco, sin sentir nada, probándose un sentimiento tras otro, matando las moscas que le sobrevuelan el alma.
Ella sosteniéndose para no desbordarse.

Ella sin poder abandonar lo único puro que tiene: el poema.
Solo ella, solo eso. Ella.
Sola.
Ella.
Ella.
Sola.
Ella.
Ella.

ELLA

intentando poder volver a decir

YO





residuos






nadie me ha preguntado
si quería ser insecto

si quería dejar 
que nacieran de mí
únicamente
residuos 

me han hablado en imperativo:

'abre las piernas, existe para mí',

y han estado dentro,
mirándome por dentro,
sin ver nada,
han estado dentro sin tocarme,
sin verme,
sin saber quién soy,
me han arañado, han esparcido líquidos, me han abierto y me han rellenado, 
me han convertido en materia sin alma y sin historia 

oh maldita yo, cuerpo sin nombre, 
verbo esterilizado,
oh divino manjar sobre la camilla,
oh divino rastro del dolor
latiendo en una pantalla

'existe para mí, te reduciré a un puñado de sucios y jóvenes
 órganos vitales'

'no tengas miedo a que todo esto se pudra, sonríe'

'no tengas miedo a morir, sonríe'

'siéntete agradecida por estar viva
y arrastrar con todo esto'

'existe hasta que tu propio cuerpo
se rebele contra ti
y  te diga basta,
pasa toda tu vida
existiendo para otros'

nadie me ha preguntado

me han obligado a atar las manos
y llenar de sangre la palabra

y quizás nadie va a escucharme
decir que no
que no
que he dicho que no
que he dicho que ya está bien
que así no
que todo esto
no lo quiero.



lunes

Mi sed





Vuelvo a tener sed.

Y no tengo boca,

no tengo cuerpo,

no te tengo,

no te tuve,

no sé quién eres.

Nunca lo supe.

Vuelvo a tener sed.

Coso los labios que me gritan:

'siempre va a ser demasiado tarde,

siempre va a ser inalcanzable'.

Tengo sed, más sed,

tengo cavidades sin nombre

que quieren beber,

beber todo lo que deseo,

todo lo que me pertenece,

todo lo que tendré algún día,

todo lo que no quiero algún día, 

todo lo que quiero hoy,

lo que necesito hoy,

tengo sed hoy,

tengo una sed horrible,

y no sé por dónde beber,

y no sé de dónde beber,

tengo sed porque estoy en la periferia

y quiero el centro,

quiero el centro exacto,

el mismísimo útero del poema,

la belleza,

un vestido nuevo 

para el baile más lejano a la muerte,

la belleza,

la belleza, sí,

quizás sea eso, la belleza,

quizás sea la belleza.


A veces me preguntan que qué es todo esto
o que quién va a salvarme
y les respondo:
NADIE. Ni siquiera yo.

Solo intento saciarme.
Solo sé que un día
empecé a buscar belleza
para intentar saciarme.
Eso es todo esto.
Eso es lo que he estado haciendo.
Eso es lo que estoy haciendo.
Eso es exactamente lo que haré
el resto de mi vida.