lunes

Mi sed





Vuelvo a tener sed.

Y no tengo boca,

no tengo cuerpo,

no te tengo,

no te tuve,

no sé quién eres.

Nunca lo supe.

Vuelvo a tener sed.

Coso los labios que me gritan:

'siempre va a ser demasiado tarde,

siempre va a ser inalcanzable'.

Tengo sed, más sed,

tengo cavidades sin nombre

que quieren beber,

beber todo lo que deseo,

todo lo que me pertenece,

todo lo que tendré algún día,

todo lo que no quiero algún día, 

todo lo que quiero hoy,

lo que necesito hoy,

tengo sed hoy,

tengo una sed horrible,

y no sé por dónde beber,

y no sé de dónde beber,

tengo sed porque estoy en la periferia

y quiero el centro,

quiero el centro exacto,

el mismísimo útero del poema,

la belleza,

un vestido nuevo 

para el baile más lejano a la muerte,

la belleza,

la belleza, sí,

quizás sea eso, la belleza,

quizás sea la belleza.


A veces me preguntan que qué es todo esto
o que quién va a salvarme
y les respondo:
NADIE. Ni siquiera yo.

Solo intento saciarme.
Solo sé que un día
empecé a buscar belleza
para intentar saciarme.
Eso es todo esto.
Eso es lo que he estado haciendo.
Eso es lo que estoy haciendo.
Eso es exactamente lo que haré
el resto de mi vida.



1 comentario: