viernes

Útero







Algún día sabré qué hacer
con estos 50 kilos, 
estos 24 años de miedo y deseo,
algún día encontraré la manera
de ser yo
y anestesiar todo lo que me duele.

Y no estaré cansada.
De no reinar en mi propia vida.
De ser súbdita de mi cuerpo.

Y dejaré de drogarme 
el alma
con poemas 
y dejaré
de drogar 
los poemas
introduciendo en ellos mi alma.

Escúchame, yo
solo quiero un corazón
que no lata a destiempo.
Quiero la copa llena
cuando todo se vacíe.
Quiero la desnudez.
La pureza.

Quiero comer
con mi útero.
Amar
con mi útero.
Sentir 
con mi útero.

Quiero amordazar al resto de mis órganos,
no sentir con mi cuerpo,
que no sea él,
que no mande él,
no someterme a él,
ser yo
quien siento
por encima de mí misma,
y reinarme,
alejarme,
alejarme mucho,
alejarme tanto,
tanto,
tanto,
tanto,
tanto,
hasta conseguir
estar verdaderamente
dentro de mí.