domingo

Ábrete, flor





Volverás a marcharte.
Volverá a perseguirte 
lo que no tienes. 
Buscarás espejos
en otras pieles.
Serás pájaro azul
en un corazón de ceniza.
Serás sexo en carne viva.
Siempre habrá un tren
en los raíles de tu sueño.
Siempre habrá un tren
sin pasajeros.

No habrá pulso.
No habrá contenido.
Solo lenguas.
Solo fotografías instantáneas.
Solo relámpagos.
Solo exceso.
La puerta se cerrará,
al ritmo de un pestañeo,
mientras te vas abriendo
como una flor.

Aguardarás la luz, 
como siempre,
preguntarás por la luz,
creerás sentir la luz,
tragarás la aguja de la ausencia,
estarás sintiendo el rugido en el estómago,
sintiendo el estómago 
en cada parte de tu cuerpo,
sabiendo 
que ya vendrán las ratas
a roer los flecos de tu alma.
No escribirás más poemas.
Todos los poemas 
serán en tu sangre,
todos los poemas
te escribirán a ti.

Buscarás el animal.
Cerrarás los labios.
Los ojos.
Te abrirás.

Te mirarán.

Se hará el silencio.
Y la belleza.



1 comentario: